¿CUÁNTA DESIGUALDAD NECESITA LA DEMOCRACIA?

  • Carlos Peña, Universidad Diego Portales; Universidad de Chile,

Resumen


En las condiciones modernas el problema político, sugiere este ensayo, no consiste en decidir qué concepción de la igualdad es moralmente superior a otra, sino qué concepción, de entre las razonables, es socialmente posible. Así la reflexión política debe comenzar por examinar las características de la sociedad de que se trata, a fin de esclarecer las condiciones de posibilidad de una política orientada hacia la igualdad. Ahora bien, continúa el texto, si bien la igualdad es el principio normativo que subyace a las sociedades modernas, él coexiste con otras orientaciones de la acción, como la pasión por el consumo y el deseo de diferenciarse. Es lo que ocurriría en Chile luego de la modernización rápida que ha experimentado. El resultado de todo ello es que en las condiciones modernas el problema parece consistir en trazar una línea que divida las desigualdades merecidas de las inmerecidas, única manera de compatibilizar la pasión por la igualdad que detectó Alexis de Tocqueville, con el deseo de diferenciación que es producto de la expansión del consumo y la autonomía.
Como citar Peña, Carlos. 2017. “¿CUÁNTA DESIGUALDAD NECESITA LA DEMOCRACIA?”. Estudios Públicos 147.

  Enviar a Mendeley